Pasos hacia la canonización del P. Emiliano m.s.c.

1.- En los primeros siglos de la Iglesia, se le daba el título y el culto a los “santos” de un modo muy diverso al actual. Bastaba la aclamación popular.

Con el tiempo, el procedimiento fue haciéndose más serio y riguroso. En la actualidad, se hace a través de varias etapas de un proceso llamado técnicamente “Proceso o Causa de canonización”. Las más recientes normas canónicas que rigen tales etapas, fueron aprobadas por el Papa Juan Pablo II en 1983.

Hoy día, los candidatos a recorrer este camino pueden ser de dos tipos: aquellos que han vivido la “heroicidad de las virtudes” como Emiliano y los mártires.

A través de la Causa se busca demostrar con abundante documentación, testimonios y pruebas que alguien vivió una vida evangélica y que en su conducta diaria se reflejaban los valores y las actitudes cristianas (virtudes) hasta practicarlas con alegría, con constancia y más allá de la experiencia del común de los mortales (heroicidad).

El proceso se desarrolla en dos grandes etapas: la fase diocesana (en esta etapa estamos con Emiliano) y la fase romana.

2.- Inicio de la fase diocesana:

Después de la muerte de una persona que vivió a fondo los valores del evangelio, y que hay suficientes signos de que el candidato vivió según el evangelio se puede comenzar. A este conjunto de cualidades se le llama normalmente “fama de santidad”; y se dice que alguien murió “con fama de santidad” o “en olor de santidad”. Para Emiliano, en 2007 cuando se trasladaron sus restos desde Santiago a la Escuela de evangelización en Santo Domingo, tanto  el Cardenal como el Arzobispo de Santiago proclamaron que el P. Emiliano había sido considerado como un “santo” por muchos  y murió en olor de santidad, pidieron abrir un posible proceso de canonización.

La congregación de los MSC, el P. General Mark McDonald y su consejo, se hicieron responsables de la causa (Actor). Para representarles nombraron un Vice-Postulador para la etapa diocesana, en este caso al P. Andrés Dumas nombrado por el Postulador General de aquel momento, P.  Lucio Stefano msc.

3.- Consultas del proceso diocesano:

El Cardenal consultó a los otros Obispos de la República Dominicana, preguntándoles si conocen a esa persona (Emiliano) de la cual se desea iniciar el Proceso de Canonización.

También pide la opinión de los fieles a través de un edicto a ver si hay algo contra ese proceso.

El Cardenal consulta a la Santa Sede sobre la conveniencia o no de iniciar el Proceso. Escribe al Prefecto de la Congregación de los Santos informándole del deseo de iniciar esa causa. El Prefecto procede a investigar en los diversos archivos vaticanos toda la documentación existente sobre esa persona individual. Si no hay problema, el Cardenal Prefecto escribe una carta en la que asegura al Obispo que “nada obstaculiza” (Nihil Obstat) el seguir adelante, se hizo.

Después el Cardenal forma un tribunal compuesto de un Juez delegado que representa el mismo Cardenal, un Promotor de justicia que antes le llamaban “Abogado del diablo”, y a él le toca buscar la verdad y toda la verdad de las cosas. Se hizo una ceremonia oficial, el 30 de mayo del 2014, en la capilla Jesús Resucitado de la Escuela de evangelización Juan Pablo II juramentando los miembros del tribunal.

Dado que los interrogatorios a los testigos tienen lugar de modo oral, existe una persona nombrada también por el Obispo que se llama Notario (a) Actuario a quien le corresponde tomar acta de todo lo que se diga en cada una de las sesiones.

Hay otros dos nombramientos: los Censores teólogos que revisan todos los escritos publicados por el candidato a la canonización y dan su juicio al Obispo sobre si en dichos escritos hay algo que contradiga los principios de la fe cristiana. (Ese trabajo está hecho) y los Peritos en Historia Archivistas deben revisar todos los expedientes y cerciorarse de que la documentación esté en orden, debidamente presentada y que se hayan visitado e investigado todos los archivos donde pudiera encontrarse documentación que pudiera ser de interés para esa causa. Los Archivos visitados: Archivos MSC en Roma, Québec, Santo Domingo, Amigo del Hogar, también los archivos de los Siervos de Cristo Vivo, en La Anunciación, casa de la fundadora María Armenteros, Lumen 2000 etc… también el Cardenal de Montréal, entregó la documentación concerniente al caso del P. Emiliano. Todo ese trabajo se ha realizado y entregado.

Función determinante de los Testigos

Se han escogidos testigos que conocieron al P. Emiliano: MSC, SCV, y otras personas tanto en Canadá como aquí en la República Dominicana. Serán llamados formalmente a presentar su punto de vista ante el Tribunal de Santo Domingo y Québec. Son laicos (as), religiosos (as) sacerdotes y Obispos. A ellos se les pide que declaren, bajo juramento, todo lo que conocieron de la persona de Emiliano: lo positivo y lo negativo sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad.  Entre ellos hay muchos MSC tanto aquí en la República Dominicana como en Canada y un     buen número de Siervos de Cristo Vivo, miembros de su familia y otros conocidos por  él.

Conclusión de la fase diocesana

La declaración de que no existe culto es un acto formal del Tribunal quien después de haber visitado la tumba del Siervo de Dios, el lugar donde falleció y cualquier otro lugar que se juzgue de importancia en su vida constata y declara que NO se da culto litúrgico a Emiliano.

¿Cuándo se concluye la fase diocesana? Una vez que se ha recibido el dictamen de los Censores Teólogos, de los Peritos en Historia y Archivística, que se ha interrogado a todos y cada uno de los testigos, que se ha constatado la ausencia de culto, que el Promotor de Justicia y el Juez Delegado han leído todo ese material han dado su aprobación positiva a dicho proceso y que el Vice-postulador de la causa no tiene  más nada que añadir o preguntar, el Tribunal informa oficialmente al Obispo Diocesano del éxito del proceso.

Entonces al Obispo en persona o por medio de un delegado, celebra la sesión de clausura del proceso. Todas las actas, debidamente firmadas y selladas, son enviadas a Roma para iniciar así la fase Romana en la que informa al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de que todo el proceso se ha llevado conforme al Derecho y es digno de fe

Fase Romana

Todo la documentación que se produjo en al Proceso Diocesano en tres copias son enviados a Roma “con la manera más segura”, generalmente a través de la Nunciatura Apostólica.

El primer paso de la fase romana del proceso es el decreto de validez jurídica. Se trata del estudio de las actas del proceso, hecho por un experto de la Congregación para las causas de los Santos, quien busca establecer si el Proceso Diocesano estuvo hecho conforme al Derecho y a las Normas de la Iglesia.

Nombramiento del Relator.

El relator es un Oficial de la Congregación para las causas de los Santos; es como el director de la tesis que deberá elaborarse para probar que dicho candidato ha vivido una vida virtuosa y santa y que por lo mismo puede ser presentado como modelo de vida a los demás cristianos.

El Relator dirige la elaboración de la Positio (Dossier) o sea del documento que luego será estudiado por los Censores Teólogos, y al final por los Cardenales y Obispos.

“Positio” quiere decir “Toma de posición sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad del Siervo de Dios. En este trabajo colaboran con el Relator uno o más colaboradores externos; son las personas que directamente realizan el trabajo de investigación y redacción. Las partes de que consta la Positico son básicamente dos: el sumario (es la sección de los mejores textos de todo el proceso diocesano, testimonios etc)   y la información sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad

Congreso de los Consultores Teólogos

Cuando se ha concluido la elaboración de la Positio, la causa inicia a “hacer cola”, es decir, espera su turno para ser examinada por un grupo de 8 consultores teólogos  quienes, juntamente con, y presididos por el Promotor de la fe, deberán dar su opinión sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad de Emiliano.

Si el resultado es positivo y para ello el mínimo de votos positivos debe ser de las dos terceras partes, entonces la Causa procede al paso siguiente. La Congregación ordinaria de Cardenales y Obispos es la reunión de los consejeros directos del Santo Padre quienes dan al Papa una sentencia sobre el estado de la causa, es decir de manera que el Santo Padre pueda dar su sí a la emanación del Decreto de las virtudes heroícas dando desde ese momento a esa persona el título de Venerable.

La entrega de los Decretos sobre las virtudes

Es una ceremonia que tiene lugar en los palacios vaticanos. En ella el Cardenal Prefecto de la Congregación de los Santos pide oficialmente al Papa que manifieste su voluntad sobre los decretos que se le han entregado..

Para llegar a la beatificación se necesita haber recibido el Decreto de las virtudes heroicas. En el primero de los casos del camino de la beatificación se allana si se tiene la confirmación  divina por medio de un milagro, y otro milagro para la canonización.

Oración para pedir la beatificación de Padre Emiliano Tardif m.s.c.

Dios Padre Nuestro, Tu amor hacia nosotros ha sido tan grande que no has dudado en entregar a tu Hijo por nuestra salvación.

Te damos gracias por ello y por haber dado a tu iglesia al Padre Emiliano Tardif para anunciar la Buena Nueva de tu evangelio a través del mundo entero.

Contemplando con Nuestra Señora del Sagrado Corazón a “Aquél que fue traspasado”, el Padre Emiliano fue el apóstol apasionado del Corazón de Jesús proclamándolo en todos los rincones de la tierra que “Él está Vivo”, anunciando   su Amor misericordioso manifestado de una manera particular en la oración por los enfermos.

Para manifestar ese amor compasivo de Jesús, y alabarlo en su Santo Sacramento, te pedimos, Señor, que el Padre Emiliano sea propuesto a la Iglesia Universal como ejemplo de amor a Cristo, modelo de evangelizador y de entrega por la salvación de todos.

Dánoslo como intercesor ante Ti y como guía en nuestro caminar, a fin de que sea amado el Corazón de Jesús en el mundo entero.

Amén.

______________________________________________________________

Nota: Un modelo, a partir de una oración por la beatificación del Padre Fundador de los MSC, P. Julio Chevalier m.s.c.

Una oración para pedir la beatificación, necesita la aprobación y el imprimatur del  Arzobispo del lugar, en este caso del Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez.

Si necesitan estampitas de la oración, tengo muchas.

P. Andrés Dumas msc

Vice-Postulador

audio

Undécimo Aniversario
P. Emiliano Tardif

audio
Viajero Incansable
audio
Amigo
audio
El Burrito


Testimonio P. Emiliano