Una Gran Noticia!

RokStories

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez anuncia el inicio de la causa, para la canonización del siervo de Dios: Padre Emiliano Tardif.

Invitamos a Mons. Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez a celebrar la Eucaristía de clausura del Retiro Semestral de la Provincia de “Santo Domingo” en la Escuela de Evangelización “Juan Pablo II”. A continuación un extracto de sus palabras al comenzar la Eucaristía:

Podemos empezar la causa “Hay un motivo que yo creo que es muy justo que lo comparta con ustedes: o sea que, como ustedes saben, todos los que estamos acá, nos sentimos particularmente vinculados por cariño, gratitud y un profundo aprecio de su persona, al querido Padre Emiliano Tardif. Así que desde que él murió, yo esperé los años reglamentarios, pero me he dirigido, en los últimos años a la “Congregación para la Causa de los Santos” y ya oficialmente me han contestado que podemos empezar la causa de canonización del Siervo de Dios Emiliano Tardif.

¡Aplausos, aplausos, gozo! Aleluya! Se interrumpió por 30 segundos.

Muy bien, muy bien, ánimo, ánimo! Sí.

Así que la primera pequeña dificultad que se presentó, obviamente, era que murió en Argentina. Entonces, por esta razón tuve que dirigirme a un gran amigo que es el Arzobispo de Córdoba, Mons. Ñañez. Fuimos compañeros en Roma, no condiscípulos, sino, él es un poco más joven que yo, así que nos conocimos desde allá. El fue alumno del Pontificio Colegio Pío Latino Americano, y ahora pues es miembro de la Comisión de Obispos que maneja el Colegio, con los Jesuitas que están al frente. Así que hablé con él allá en Roma y le dije: “Mira, tenemos una pequeña dificultad con un Sacerdote que murió allá en tu Diócesis”. Él no lo conoció, no lo conocía, y me dice: “¿Cuál es el problema?” “Bueno que, canónicamente te corresponde a ti iniciar el proceso de la causa de canonización”. “Yo no conocí al Padre Emiliano”, me dijo -y es verdad, porque Emiliano cuando llegó, murió. Lo saben ustedes-. Entonces… nada.
Pues me dijo: “¿Qué hay que hacer?” “Lo que hay que hacer, es que tú declines para Santo Domingo la competencia canónica para que se estudie la causa allá”. El me contestó en una carta, la anexé entonces en mi petición a mi carta a la Congregación y contestaron ya diciendo que de parte de la Congregación no había ninguna dificultad. Clarificación Conviene aclarar algo, y es lo siguiente: cuando una persona en su vida ha tenido dos pequeños fallos -afortunadamente el P. Emiliano no los tuvo- en doctrina, en asunto de fe o en moral, entonces, que se descarta totalmente, ni se empieza la causa. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla. Es que puede haber arrepentimiento, etc. Pero si la persona - sobre todo en el campo doctrinal-, ha desbarrado, pues, indiscutiblemente que ya la Iglesia prefiere no estudiar esa causa. Así que ahora vendrá un proceso largo… Yo aquí le he contado a ustedes, que ciertamente el P. Emiliano, aparte de su testimonio de vida -que fue siempre ejemplar-, tuvo también un gran celo apostólico, un gran Misionero como fueron todos sus Hermanos compañeros que vinieron de Canadá. Yo considero que mi testimonio simplemente era éste: como Obispo, le conocí por tantos años, compartí con él muchas inquietudes apostólicas. Fui su Obispo, él siendo Párroco en Sánchez, o sea que tuve muchas oportunidades de conversar con él. Entonces… nada. Pues que me han contestado generosamente la Congregación diciéndome que podemos empezar la Causa de Canonización del Siervo de Dios Emiliano Tardif.


¡Aplausos!
No puede haber un colofón mejor Por esa razón, me parece que no hago una interpretación exagerada si digo que no puede haber un colofón mejor que éste para el retiro que ustedes han tenido. ¿Sí o no? ¡Aplausos…! Qué bueno! Entonces… nada. Oportunamente se le irá indicando lo que pedimos de ustedes. Hay que constituir primero un tribunal eclesiástico Hay que constituir primero un tribunal eclesiástico que estudie toda la parte histórica, los escritos de Emiliano. Todo eso es muy importante, pues la Congregación lo va a estudiar muy despacio. Le interesa mucho. Los Testigos Y obviamente lo más importante del proceso serán los testigos. Habrá que nombrar una serie de personas, el tribunal les dirá. Esperamos la cooperación de algunos para ver quiénes pueden aportar algún dato interesante sobre el testimonio del Padre Emiliano como Sacerdote y como testigo de su fe.
Hagamos cero culto al P. Emiliano!

Esto lo digo para que no entremos en expectativas que no son las que en el momento quisiéramos. Por supuesto, ya lo saben los que me han escuchado aquí mismo varias veces. Por favor, hagamos un gran bien a la causa: ¡cero culto al P. Emiliano! Esto ha dañado varias causas de canonización. Yo quise traerlo acá más bien por amistad y cariño hacia él, pensando en el futuro, que si la causa va adelante, pues entonces… que lo quería tener acá justamente por lo que lo quise, y porque además él, la mayor parte de su vida la pasó más bien en Santo Domingo, y de aquí, pues, se irradió a otras partes. O sea que yo quería tener la tumba de él aquí en Santo Domingo.
Y cuando la Iglesia, pues, entonces, ya esté el proceso un poco más avanzado podremos entonces difundir las estampas, con reliquias, etc. Que eso también es parte del proceso de canonización. Tratemos de controlar todo lo que sea un culto a la persona de él, intempestivo y en este momento, inoportuno. La Iglesia tiene que decirnos entonces cómo vamos a seguir la cosa.

Autor: Mons. Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez | Fuente: El Siervo

audio

Undécimo Aniversario
P. Emiliano Tardif

audio
Viajero Incansable
audio
Amigo
audio
El Burrito


Testimonio P. Emiliano